Alisa gromova gitana cuadro
"Mi vida es camino", decía Rada—la gitana más célebre de la literatura rusa.
La gitana no pertenece a ninguna tierra en particular ni tiene vínculos ni raíces. Ella es libre como el viento y su nacionalidad es "de la tierra". Camina entre bosques, montañas, campos y estepas. El paisaje se embellece ahí dónde la gitana pisa, para complacer sus ojos, y la brisa entona una melodía para agradar sus oídos.
Se baña en las aguas cristalinas de los lagos y se perfuma con las esencias de las flores. Las estrellas le guían de noche y en ellas puede leer el pasado y el futuro del mundo. 

Cuando abandone la tierra, cruzará los límites que ésta nos impone. Entonces, su espíritu viajará a través de las galaxias, visitará otras planetas y conocerá otros soles; haciendo paradas en las estrellas de vez en cuando, para comtemplar con nostalgia la tierra, que una vez le cuidó y donde aún quedan sus huellas...

Esta obra ya es de ella—ALMA GITANA


pintura de gitana