alisa gromova


Estamos impregnados de una oleada de tristeza ultimamente.
Una pesada tristeza generalizada que se siente en el aire. Pienso que si una guerra política se está librando a niveles desconocidos para los seres humanos, seguro se está ganando. A veces pienso que es absurdo "crear" o el mismo concepto de "arte" en un mundo tan devastado y sumido en desesperación. ¿A quién le importa? ¿Qué valor tiene lo que hago? A parte de una recompensa económica, qué valor tiene para el mundo o para mi alma.
No quiero ser un número, ya que últimamente está de moda reducir al hombre al concepto de un número. ¿Qué función tienen los nombres si de la mayoría ni te acuerdas o incluso filtras como spam? Presentemonos así: Hola! Soy 10k en instagram, 300 por post, 4000 al mes, 163 caballos...
En una frase tienes toda la información que importa últimamente.
¿Qué quiero ser entonces?
La banalidad me abruma y me hace perder la fe en lo que hago.Encima padezco de melancolía crónica que me obliga a librar una batalla diaria conmigo misma—guerra de muchos años.
Al final, he desarrollado varios métodos para combatir la tristeza. Trucos de experto guerrillero:
  • Revaloriza tu arte. Pienso que mientras aquello que yo hago le hace feliz al menos a una persona: es que merece la pena. Mi motivación nunca es económica, es más trascendental. La sensación de brindarle sentimientos positivos a las personas la da sentido a mi trabajo. Deja de ser solo para mí y comienza ser para el mundo.
  • Busca la pasión. Detesto ese estúpido lema: tienes que acabar lo que empezaste!!! Uno puede hasta desarrollar crisis nerviosa tratando de acabar lo que hace tiempo que se dio cuenta que no le gusta. Un leopardo comienza a cazar y si en el transcurso de la casería se da cuenta de que no puede alcanzar a su presa, abandona la caza para evitar un malgaste de energía. No está como un burro obstinado persiguiendo a la pobre zebra hasta que los dos caigan sin aliento. Hay mucha sabiduría en los comportamientos del mundo animal. Busca lo que te apasione y no tengas miedo de experimentar.
alisa gromova
  • No pienses: haz. La mente es un veneno y la filosofía intoxica. La mejor forma de escapar de la apatía y la incertidumbre es comenzar a crear algo. Un quehacer interesante puede arrastrar la mente y sacarla del pozo de la melancolía. La mayoría de artistas reconocidos mundialmente tuvieron una larga sucesión de desgracias en sus vidas y se volcaron de pleno en su arte como única escapatoria de la injusta realidad. 
  • Dale alas a tu tristeza. Si tratas de ahogarla, tarde o temprano te ahogará a ti. Se puede vivir la tristeza y disfrutar de ello. Sí, se puede! Transmitir el sufrimiento en cine es un arte que requiere mucha capacidad de visión e imaginación. Y cuando vemos el sufrimiento ajeno en una gran pantalla, podemos sentir una parte de él a través del personaje, y nos resulta placentero. De hecho, hay que aprender a sufrir con elegancia, ya que sólo a través del sufrimiento se puede conocer la felicidad y desarrollar la sensibilidad necesaria para crear.
tips de motivacion
  • Ponte triste en un lugar hermoso. Al final la tristeza le dará paso a la calma, ya que la visión de algo bello eleva el espíritu, más si es la naturaleza. Es como si reiniciaras tu sistema mental. La cabeza se despeja y la imaginación fluye. A mí me gusta tumbarme en el tejado de mi casa al atardecer e imaginarme locuras en el cielo, por ejemplo, una enorme orca voladora o castillos de los dibujos de Hayao Miyazaki. 


tips de motivacion
tips de motivacion

tips de motivacion