abrigo vintage


El impulso de crear sabotea los sentidos constantemente. 
Primero se siente un vacío, como un desierto seco con ríos de los que sólo quedan nombres, en vez de la sensación tan vivaz que da la sangre bulliciosa en las venas. Después un viento helado que aulla en el pecho, desestabilizando la respiración - protestas y búsquedas de lo desconocido. Corren tiempos en los que muchos avispados hacen fortunas con anuncios tan estúpidos como Curso para descubrir tu propio yo. Tiempos en los que la destrucción de la identidad es el mejor negocio.

Después, la ilusión de haber encontrado aquel fuego divino tan deseado por la humanidad hace palpitar el corazón. Una taquicardia que solo el enamoramiento conoce. 

 Ilusión-imagen sugerida por los sentidos que carece de verdadera realidad. 

Probablemente es mi definición favorita de esta palabra, aun que antes de hallarla tuve una propia: 

Toda interpretación de la realidad y toda experiencia sensitiva que no es amor. 

Me gusta conocer el significado de las palabras, saber exactamente qué estoy diciendo y qué estoy escuchando. Siempre cuando encuentro palabras desconocidas en los libros, las apunto junto con sus definiciones. También apunto definiciones de palabras que habitualmente no se explican, sino que se sienten. Me parece un buen ejercicio para indagar en los terrenos inexplorados de la consciencia. Además, ese ejercicio te conecta con el orígen de las cosas y Las raíces son importantes como dice la santa en la película La grande belleza (reseña en este post).

Después del efímero orgasmo mental de la ilusión, viene la desilusión - no hay amor - y la consciencia de que nunca hubo. Ni en aquello que creiste amar y que creiste tuyo.  
La muerte de la emoción no se compara con nada, ni siquiera con la muerte de las hojas en otoño. Te impregna de tristeza tanta desolación, pero conoces el ciclo de la naturaleza y sabes que en cuanto la tierra dé media vuelta, todo renacerá.
Sin embargo, la emoción no tiene ciclos. Muere lentamente, mutando el cuerpo y el alma, entonces te haces viejo. Viendo por la ventana del coche el sol jugando en los millones de vidrios que puede tener una ciudad, piensas que todo es banalidad y ojalá no se muera para siempre esta vez...

look sporty retro  abrigo retro
abrigo vintage
look retro casual
madrid vistas
look retro sporty
arquitectura madrid
look sporty vintage
madrid vistas