Watercolor painting
(45 X 32)
The spirit of all the souls lost on the road to themselves, of the ones broken by love gained and lost. 
No soul is born weak, only out of place.


La vaga luz de la ventana alumbraba la habitación y proyectaba un reflejo etéreo en el espejo. Me gusta observarme al despertar. Es casi como un ritual al que le dedico tiempo y silencio. Y luego el aroma del café, anticipando el placer de su sabor. Las sábanas arrugadas... Mientras saboreo el café, comienzo a trazar líneas azules hasta que tomen forma y se conviertan en recuerdos de mis sueños. Ultimamente mis sueños son más fantásticos, tienen una paleta de colores azulados y puedo vivirlos con mayor intensidad. Creo que se debe a que comencé a seguir firmemente los consejos que yo misma doy. Irónico, pero por fin cosecho los frutos de mis convicciones. Pasé un verano fatídico y con la llegada del otoño llegó la calma, tan nítida y omnipresente, de las que solo llegan después de una gran tormenta. Instintivamente, me reformateé; como si hubiera entrado en un agujero de gusano y en vez de salir en otro lugar salí en otro estado de consciencia. 
Ahora siento más el bullicio del mundo que me rodea, pero no me irrita. Es parte de mí — al mismo tiempo no lo es. Trato de extraer detalles, momentos y sensaciones de esa realidad para poder plasmarlas en palabras e imágenes. Y una vez más me cuestiono si eso es la esencia de la inspiración: no está ni en los libros, ni en los museos, ni en tu interior, ni en el vacío, ni en el exterior. Está en tu consciencia experimentando plenamente la realidad. El famoso ying y yang, tú y el mundo — dos fuerzas opuestas y complementarias que forman una unidad. 
En fin, si no te gusta lo que tienes, cambia lo que das. 
Despierta y palpita al unison con la Tierra.
blog de arte