arte moderno, arte contemporaneo,

¿Qué estaba pasando? ¿Así era él? Una bestia, que se había despertado; tal vez todo este tiempo había sido, en realidad, humano. Tal vez solo ahora, tras morir su cuerpo de muchacho, conoció al dragón que vivía dentro de aquella gruesa piel, cubierta de brillantes escamas. Tal vez había sido amamantado por la tierra con demasiada ternura, como hijo único que era, pues no vivían bajo este cielo más dragones. La sabia madre naturaleza había mimado demás a su hermoso vástago, pues sabía que ningún ser viviente podría amarlo en su totalidad. Porque carecían de sentidos para entender la belleza del dragón, que solo podía ser comparada en su magnificencia con el sol. (De mi relato "El corazón de piedra")